Credit Suisse nombra a Ulrich Koerner como director ejecutivo y lanza una revisión estratégica a medida que empeoran las pérdidas

Credit Suisse anunció el miércoles que el presidente ejecutivo, Thomas Gotstein, dejará el cargo luego de que el banco reportó una pérdida masiva en el segundo trimestre, ya que el débil desempeño del banco de inversión y los crecientes litigios redujeron las ganancias.

El asediado banco suizo registró una pérdida neta de 1593 millones de francos suizos (1660 millones de dólares), muy por debajo de las expectativas de los analistas de una pérdida de 398,16 millones de francos suizos.

En un comunicado el miércoles, Gotstein dijo que los resultados del segundo trimestre fueron “decepcionantes” y que el desempeño del banco se vio “significativamente afectado por una serie de factores externos, incluidos los obstáculos geopolíticos, macroeconómicos y del mercado”.

“La necesidad urgente de una acción decisiva es clara y ahora se está realizando una revisión integral para fortalecer nuestro centro de gestión de patrimonio, banco suizo y gestión de activos, respaldado por la transformación fundamental de nuestro banco de inversión”, dijo.

“Hoy marca un cambio de liderazgo para Credit Suisse. Ha sido un privilegio y un honor absoluto servir a Credit Suisse durante los últimos 23 años. Mi pasión desde el primer día ha sido brindar el mejor servicio a nuestros clientes”.

Ulrich Koerner, ex director ejecutivo de la división de gestión de activos del banco, reemplazará a Gotstein, quien asumió las riendas a principios de 2020 después de que su predecesor, Tijani Thiam, renunciara tras un escándalo de espionaje.

El presidente de Credit Suisse, Axel Lehmann, dio todo su apoyo a Guchstein en mayo y negó los informes de que la junta había discutido reemplazarlo. Le dijo a CNBC el miércoles que Gotstein era un “gran tipo” que hizo un “trabajo fantástico”, pero que se han producido dos cambios importantes desde esa conversación en el Foro Económico Mundial en Davos.

“Primero, nos embarcamos en una revisión estratégica integral y anunciamos hoy que estábamos acelerando el proceso de transformación, y Thomas decidió que en ese momento, también por motivos personales, era mejor hacer un cambio”, dijo Lehmann, y agregó que Gotstein estaba “instrumental” en el desarrollo de la revisión estratégica.

“Él está totalmente detrás de esto, pero en cierto punto tienes que tener toda la energía, y creo que en ese momento, él y yo sentimos que era mejor cambiar y traer a alguien como Ulrich Koerner, quien, creo, tiene un historial de transformación operativa”.

Korner, un veterano de Credit Suisse, asumirá el cargo de director ejecutivo de inmediato y Lehmann dijo que su nombramiento representa, por un lado, una “continuación” de los esfuerzos de transformación iniciados con Gotstein.

“[Koerner] Conoce la banca desde adentro hacia afuera. “Ha estado construyendo negocios y ha sido el director de operaciones de grandes organizaciones, por lo que realmente tiene un enfoque de espalda con espalda, lo llamo, un enfoque de espalda a frente”, dijo Lyman.

Él asumirá el control de inmediato y liderará la transformación que aceleraremos”.

Golpea el banco de inversión

Credit Suisse dijo en un resumen el miércoles que el banco de inversión se vio afectado por una actividad de emisión de mercados de capitales significativamente más baja y una menor actividad de clientes, y reconoció que el posicionamiento de la división “no estaba orientado a aprovechar las condiciones volátiles del mercado” y sus áreas de fortaleza. como los mercados de capitales, “quedé muy impresionado”.

La disminución anual del 29 % en los ingresos netos del grupo se debió principalmente a una caída del 43 % en los ingresos de la banca de inversión y una disminución del 34 % en los ingresos de gestión patrimonial, mientras que los ingresos de gestión de activos también bajaron un 25 %.

Credit Suisse advirtió en su informe: “En el banco de inversión, si bien tenemos una sólida cartera de transacciones, puede ser difícil de implementar en el entorno actual del mercado”.

“Hasta ahora, el comercio en el T322 se ha caracterizado por la continua debilidad en la actividad de los clientes, lo que exacerba las caídas estacionales normales, y esperamos que esta división registre más pérdidas este trimestre”.

Los gastos operativos aumentaron un 10 % año tras año e incluyeron fallos de litigios importantes de CHF434 millones relacionados con múltiples asuntos legales.

serie de escándalos

El pobre informe de ganancias del miércoles se debe a una pérdida neta de 273 millones de francos suizos en el primer trimestre, ya que las pérdidas relacionadas con Rusia y los costos de litigios en curso derivados del escándalo del fondo de cobertura Archegos pesaron sobre los ingresos del banco.

En el segundo trimestre de 2021, los ingresos netos de Credit Suisse alcanzaron los 253 millones de francos suizos, un 78 % menos que el año anterior, después de perder 4.400 millones de francos suizos tras el colapso de Archegos.

Credit Suisse advirtió a principios de junio que era probable que incurriera en una pérdida en el trimestre, citando el deterioro de la situación geopolítica, la política monetaria estricta de los bancos centrales y la reversión de las medidas de estímulo de Covid-19.

El banco dijo en ese momento que esta confluencia de condiciones adversas había causado “un aumento continuo de la volatilidad del mercado, flujos de clientes débiles y un desapalancamiento continuo de los clientes, particularmente en la región de Asia Pacífico”.

A pesar de los difíciles antecedentes, Credit Suisse se comprometió en un evento Investor Deep Dive a fines de junio a seguir adelante con la gestión de riesgos y la reforma de cumplimiento, que se lanzó después de una serie de escándalos y tiene como objetivo revisar las funciones, la tecnología y los procesos de riesgo y cumplimiento, junto con con el negocio de gestión de patrimonio.

Otras ventajas:

  • Los ingresos del grupo fueron de 3.645 millones de francos suizos, por debajo de los 5.103 millones de francos suizos en el mismo período del año pasado.
  • El índice de capital CET1, una medida de la solvencia de los bancos, fue de 13,5%, frente al 13,7% de igual período del año pasado.

El banco también enfrenta un impacto potencial de $600 millones por una demanda en las Bermudas relacionada con su división de seguros de vida nacionales, ya que los escándalos de larga data continúan erosionando su balance.

Leave a Reply

Your email address will not be published.