Los demócratas enfrentan una reacción violenta después de respaldar al candidato de extrema derecha de Michigan

Suspensión

Grand Rapids, Michigan – Conozca a los demócratas La reacción violenta del miércoles, incluso dentro de sus propias filas, después de insertarse en las primarias republicanas en el oeste de Michigan ayudó a un candidato de extrema derecha que hizo acusaciones falsas sobre las elecciones de 2020 a expulsar a un republicano por el que había votado para destituir. Donald Trump.

Este año, los demócratas han intentado entrometerse en varias primarias republicanas, utilizando anuncios que parecen ser ataques a los candidatos más extremistas como una forma de promover hábilmente a estos contendientes. La idea es alinear oponentes que los demócratas creen que serán fáciles de vencer en las elecciones generales.

Pero la votación del martes fue la primera en la que el resultado fue cercano: el retador respaldado por Trump, John Gibbs, ganó el 52 por ciento de los votos, según un rebobinado no oficial, que la intervención de los demócratas puede haber inclinado los resultados.

Ahora, los demócratas verán si su maniobra de alto riesgo para sacar al representante Peter Meijer les hará ganar el escaño en noviembre. Pase lo que pase, los críticos dicen que El intento de promover a Gibbs es imprudente y socava el argumento de los demócratas de que son el partido que apoya la democracia.

“Es ridículo y peligroso”, dijo Richard Hassen, profesor de derecho de la UCLA y director del Proyecto Proteger la Democracia. Sabemos que el ala Trump del Partido Republicano hace mucho para socavar la confianza de la gente en la integridad de las elecciones. La idea de que los demócratas estarían dispuestos a apostar a que más de estas personas serían elegidas porque pensaron que sería más fácil ganarles en las elecciones generales realmente está jugando con fuego”.

Algunas críticas vinieron desde dentro La fiesta.

La secretaria de Estado de Michigan, Jocelyn Benson, una demócrata que ha hecho de la protección de la democracia un sello distintivo de su trabajo, calificó la decisión de algunos en su partido de brindar apoyo a Gibbs.

“Si vamos a decir como partido, o como líderes, que creemos en una democracia saludable, que requiere que los ciudadanos estén informados y comprometidos, entonces tenemos que vivir estos valores en todo lo que hacemos”, dijo Benson en un comunicado. entrevista. Con el Washington Post. “La interferencia con los principios básicos de otra parte no refleja esos valores”.

Ella lo llamó “un juego peligroso que cualquiera debería jugar, como parte de alguna estrategia, para apoyar a los que niegan las elecciones”.

“Creo que este tipo de juego en el otro lado es una propuesta muy arriesgada”, dijo el representante Mark Buchan (un demócrata del whisky) a The Post el miércoles. “Es una propuesta peligrosa para el comité de campaña, en lugar de presionar a los demócratas, tratar de empujar a los republicanos a las primarias. Porque en realidad podrían ganar al final y tendrías a alguien más radical”.

La segunda conjetura de los demócratas se estaba construyendo antes del día de las primarias.

“Me disgusta que el dinero ganado con tanto esfuerzo destinado a apoyar a los demócratas se esté utilizando para promover a los candidatos que respalda Trump, en particular al oponente de extrema derecha de uno de los republicanos más honorables del Congreso”, dijo el representante Dean Phillips (demócrata de Maine). publicado en Twitter la semana pasada cuando apareció el anuncio por primera vez.

El Comité de Campaña del Congreso Demócrata gastó $435,000 en su anuncio, que mostraba una serie de fotos de Gibbs con Trump y lo llamaba “demasiado conservador para el oeste de Michigan”. Esas críticas obvias pueden haber sorprendido a muchos votantes primarios republicanos como un cumplido.

Mire anuncios financiados por demócratas para impulsar a los republicanos de extrema derecha

Major, que estaba en su primer mandato, enfureció a Trump y a muchos de sus seguidores cuando se convirtió en uno de los 10 miembros republicanos de la Cámara de Representantes que votaron para acusarlo después de la Rebelión del Capitolio.

Los demócratas obtuvieron el consenso que querían y, en el proceso, expulsaron a uno de los pocos miembros de la convención republicana de la Cámara que estaba dispuesto a defender los principios y la Constitución. “Es reprobable”, dijo Kevin Seifert, asesor de campaña de Meijer.

Dos horas antes de que se cancelara la carrera el martes por la noche, Major dijo a los periodistas que era demasiado pronto para saber el impacto del anuncio. Describió el esfuerzo como un movimiento preocupante de un partido que ha advertido repetidamente que Trump y sus aliados están tratando de socavar la democracia.

“Conozco a mucha gente, mis compañeros demócratas en Washington, que están indignados por el cinismo y la hipocresía que esto representa”, dijo en un bar del centro de Grand Rapids donde se reunieron sus seguidores.

En un artículo publicado en línea el lunes, Major acusó a los demócratas no solo de ayudar a Gibbs sino de “apoyar toda su campaña” porque sus anuncios costaron más de lo que la campaña de Gibbs gastó en la carrera, una cifra que según los documentos de financiación de la campaña fue de $334,000. Major señaló que fue objeto de censura por parte de las ramas del Partido Republicano en su región y lo describió como un traidor por parte de algunos de sus aliados en el pasado.

“Ver este colapso dentro de mi partido ha sido muy desconcertante”, escribió Major. “Lo único que fue más nauseabundo fue la capacidad de mis compañeros demócratas de vender cualquier pretensión de principio en aras de la conveniencia política: denunciaron al mismo tiempo el colapso de la democracia mientras justificaban el uso de su dinero duramente ganado para apoyar el objetivo. de sus miedos.”

Hassen, profesor de derecho en la Universidad de California, se hizo eco de ese sentimiento.

“La democracia no se puede preservar una vez que un partido cree en ella y ayuda a purgar al otro partido de miembros prodemocráticos”, dijo.

Mientras los votantes se dirigían a las urnas el martes, Gibbs restó importancia al papel del anuncio, argumentando que el trabajo de sus seguidores le había dado ímpetu. Rechazó la hipótesis de los demócratas de que podrían derrotarlo más fácilmente que Meijer en un barrio un poco más democrático.

Gibbs dijo a los periodistas afuera de un centro comunitario en Byron Center en Grand Rapids después de emitir su voto. Muchos republicanos se quedarían en casa o se saltarían su elección en la boleta por la forma en que traicionó a los votantes republicanos. Así que es totalmente inelegible en general”.

En noviembre, Gibbs se enfrentará a la demócrata Hillary Schulten, quien no compitió en las primarias demócratas del martes. Schulten perdió ante Major por seis puntos en 2020, pero desde entonces, el distrito se ha rediseñado a favor de los demócratas.

Schulten emitió un comunicado el miércoles diciendo que “el anuncio de DCCC es exactamente el tipo de cosa que me harta de Washington y me prepara para luchar por la gente del oeste de Michigan”.

Terry Eater, técnica de esterilización en el consultorio del dentista, emitió su voto por Gibbs el martes en una estación de bomberos en Alpine Township, al norte de Grand Rapids. Dijo que estaba molesta por el voto de juicio político de Major porque no creía que nadie hubiera hecho nada malo el 6 de enero.

En cuanto a Gibbs, dijo que recibió una carta criticándolo por su apoyo a Trump, pero consideró que ese rasgo era una ventaja. “Sé que piensan que es muy conservador”, dijo Eater, de 59 años, sobre Gibbs.

Otros votantes dijeron que respaldar a Trump era lo opuesto al efecto que pretendía.

“No soy fan de Trump”, dijo Jessica Morgan, una ama de casa de 38 años que se considera liberal.

Morgan dijo que Gibbs “ha sido un gran apoyo y cree firmemente que todo está podrido y que deberíamos odiar a nuestro gobierno por lo que es”. “Y me gusta tener fe más que eso, así que Peter Major fue la apuesta más segura”.

Chris Trevino, quien votó en las primarias demócratas, dijo que no está de acuerdo con Major en muchos temas, pero respeta su voto para acusar a Trump. Esperaba ver a Meijer superar a Gibbs y dijo que pensaba que los demócratas deberían haberse centrado en sus propias contiendas en lugar de ayudar a un candidato que consideran listo para usurpar la democracia.

“Personalmente, no quiero que nadie respalde a Trump solo porque no creo que toda la elección esté en las cosas”, dijo Treviño, de 29 años, que trabaja en seguridad cibernética. “Entonces, cualquiera que tenga algo que ver con el rechazo de las elecciones, solo lo quiero”.

Tom Hamburger en Washington contribuyó a este despacho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *